El DIEGO: EL ASTRO INDISCUTIDO DE LA PELOTA

banner-ADS-BANNER-TOP

Diego Armando Maradona nació un 30 de octubre de 1960 en Villa Fiorito, un barrio muy humilde de la provincia de Buenos Aires. Su primer enamoramiento con la pelota de fútbol fue en un potrero llamado “Las Siete Canchitas” y su primer acercamiento al fútbol profesional fue en las inferiores de Argentinos Juniors, en el equipo inmortal “Los Cebollitas”.  “Mis sueños son dos, el primero es jugar un Mundial y el segundo es salir campeón”, declaraba Diego Maradona con tan solo 10 años de edad, y vaya si los cumplió.

El mismo presidente de Argentina, Alberto Fernández, fanático de Argentinos Juniors, contó que cuando él de joven iba a la cancha, Maradona salía a hacer malabares con la pelota alrededor del estadio sin que la pelota toque el piso obviamente. “Él era quien entretenía a los fanáticos cuando el partido estaba aburrido”, rememoró Fernández.

A los 16 años ya jugaba en primera y acaparaba la atención de los medios con sus destrezas en con la pelota. En 1978 llega el Campeonato del Mundo que se disputó en Argentina, pero César Luis Menotti no lo convoca para jugar el Mundial debido a su juventud. Ese año Argentina salió Campeón del Mundo y escuché varios comentaristas decir que al campeonato lo ganó la Selección Argentina de esos años + Maradona. ¡Que increíble, Maradona, siempre Maradona!.

Diego tendría su revancha con la celeste y blanca en el mundial de 1982 en España. Finalmente cumplía su primer sueño, jugar un mundial, aunque no se consagró campeón. Para ese entonces, Maradona ya vestía la camiseta de Boca con quien comenzó a construir una relación de amor que duró hasta sus últimos días.

Para el año 1986 llegaría la gloria y el paso a la inmortalidad. El campeonato del Mundo se disputaba en México y un Maradona de 26 años, en excelente estado físico y con un reluciente 10 en la camiseta, haría explotar el pecho de orgullo a millones de argentinos. El partido que quedó grabado en la retina y memoria de millones de personas en todo el mundo fue el que disputaron Argentina- Inglaterra el 22 de junio de 1986 (el día exacto de mi cumpleaños número 6). En ese tiempo, Argentina e Inglaterra llevaban una rivalidad (y aún la conservan) en torno al dominio sobre las Islas Malvinas y la victoria de Argentina ante Inglaterra en ese partido, reivindicó de alguna manera, la derrota de Argentina en la Guerra de Malvinas y su pérdida de dominio sobre las Islas.

En ese inolvidable partido nació “La Mano de Dios”, referencia al primer gol que Diego le hace a los ingleses con la mano. Pero acto seguido, con solo algunos minutos de diferencia, Diego logra un gol mágico, de otra galaxia, como solo él podía hacerlo, recordado como “El Gol del Siglo”. Maradona partió desde su propio campo, eludió a seis jugadores ingleses y prácticamente desde el piso, remata y convierte. ¡Que increíble, Maradona, siempre Maradona!. Demás está decir que Argentina se consagró nuevamente Campeón Mundial.

UN ÍDOLO ITALIANO

Al regresar del Mundial en México, Maradona inició una excelente temporada con el Napoli en donde consiguió el primer scudetto de la historia de la institución, y además ganó la Copa de Italia. Es por ello que actualmente viviendo en Italia, todos los italianos y más particularmente los Napolitanos, me preguntan de dónde soy y cuando les digo: Argentina, dicen automáticamente Maradona.

Otro gran mundial recordado por los argentinos y con un gran protagonismo de Maradona fue el Campeonato del Mundo disputado en Italia en 1990. La frase “Siamo fuori della Copa” se convirtió en un slogan que reflejó ese tiempo feliz para los argentinos cuando la Selección Argentina de ese tiempo eliminó a la Selección Italiana en su propia “casa”. Ese año Argentina salió subcampeón pero todos recordamos ese mundial con mucha alegría. Personalmente recuerdo ver los partidos en el medio del patio del colegio, con toda la escuela, y una televisión de tubo de 20’ pulgadas como única pantalla.

Para concluir, el último mundial que recuerdo con participación de Maradona me dejó un sabor agridulce. Había una gran ilusión en el pueblo argentino con el Campeonato del Mundo disputado en 1994 en Estados Unidos. En el segundo partido, Maradona fue sorteado para realizarse el control antidoping. Todos recordamos el momento de Diego dejando la cancha lentamente de la mano de Sue Carpenter (vestida como enfermera aunque no lo era). Según versiones periodísticas, el cardiólogo argentino Roberto Maximino Peidró le habría dicho a la enfermera “Andá a buscar a Maradona así salís en la tapa de todos los diarios”. Luego, su representante le comunicó que el control había dado positivo, lo que lo dejó fuera del mundial. Y es así como nació una de sus inolvidables frases “me cortaron las piernas”. ¡Que increíble, Maradona, siempre Maradona!..

Muy lejos de eso, Maradona luego tuvo su papel como entrenador de la Selección Nacional y de clubes argentinos y extranjeros hasta terminar su carrera profesional como entrenador de Gimnasia Esgrima La Plata.

banner-ADS-BANNER-BOTTOM

LEAVE A REPLY

Escriba su comentario aquí
Escriba su nombre aquí